Las historias que los hakawatis cuentan cada día son transmitidas por el boca a boca de la gente.