Las bases de un buen Brand Content.

Cristina Sandín
Brand Content

En los mas de dos años que llevamos en Hakawati Café trabajando en Storytelling y brand content hay algo que hemos comentado muchas veces… ¿Por qué nos parece tan fácil hacer anuncios y sin embargo nos lleva tanto tiempo desarrollar un buen Storytelling de marca?

Y es que no hace mucho tiempo todos éramos espectadores y consumidores pasivos de los medios de comunicación y en los anuncios lanzábamos los mensajes que las marcas querían trasladar a su audiencia, sin importar mucho si la audiencia estaba dispuesta a recibirlos … y sin embargo ahora en youtube, Facebook, twitter, en los blogs, todos nos hemos convertido en medios. Ahora nos planteamos los programas de televisión, las películas e incluso la publicidad como invitaciones a participar, como experiencias en las que sumergirnos.

Y es por esto que el Brand Content sin una buena historia que contar y sin la participación de la audiencia que lo haga suyo y lo haga crecer, no va a ninguna parte.

Estamos ante el nacimiento de una nueva forma de narrativa que es nativa a Internet.
Contada a través de muchos medios de comunicación a la vez de manera no lineal, que nos incita no sólo a ver, sino que nos atrae a participar de la misma manera que hacen los juegos. Se trata de historias que no son sólo divertidas, sino que nos envuelven , nos involucran e integran en la historia de una forma mucho más profunda y prolongada que una serie de una hora de TV o una película de dos horas o un spot de 30 segundos.

Por este motivo los Storytellers hoy necesitan estar preparados a contar sus historias en un mundo en el cual los límites, que estaban claros anteriormente en la industria, se difuminan y se mezclan.

Se difuminan y mezclan el autor y la audiencia: ¿de quien es la historia?
Se difuminan y mezclan la historia y el juego. ¿cómo participamos en la historia?
Se difuminan y mezclan el entretenimiento y el marketing: ¿cual de los dos objetivos cumple la historia?
Se difuminan y mezclan la ficción y la realidad: ¿Donde termina una y empieza la otra?

Y esto es lo que lo hace tan emocionante y complejo. Esto es lo que nos divierte tanto de esta nueva y a la vez eterna forma de comunicación.

¿Cuales son las cualidades que deben estar siempre presentes en el Brand Content?

El Brand Content, como el entretenimiento, debe ser simple: un contenido inspirado por una marca que consiga deleitar a la audiencia y hacerla participar porque la entretiene o resulta útil.

¿Como identificar si lo ha conseguido? Veamos si nuestro contenido responde a estas preguntas:

1.- ¿Cuál es la historia?

¿El contenido creado utiliza una estructura narrativa, desarrolla un personaje,  ofrece una experiencia? ¿Es compartible, tiene la función de entretener o es útil para la audiencia?  Frank Rose, autor de “El arte de inmersión”, resumió bien cuando él escribió, “Contenido sin historia es sólo ruido. Contenido sin historia y emoción es contaminación acústica”.

Un área de debate es el papel de la tecnología, cuando se combina con la historia. La innovación es sin duda importante, si mejora la experiencia de la audiencia. Pero la tecnología no hace mas valioso el contenido, igual que las películas no son mejores por estar en 3D.

2.- ¿Crea o construye audiencia?

¿Creamos audiencias y finalmente las convertimos en fans? ¿La gente quiere este contenido y están dispuestos a hacer algo por conseguirlo? No sólo estoy hablando de likes en  Facebook, sino de inspirar a los fans a hacer algo –comprar una entrada, suscribirse a un canal en YouTube, asistir a una Convención… cualquier cosa que demuestre que realmente se interesan por el contenido. Podemos medir su efectividad viendo si consigue la reacción de la audiencia. El valor del contenido es lo que crea la audiencia.

3.- ¿Cual es el papel de la marca?

¿Cómo se origina el contenido desde la idea de marca? ¿Tiene la historia relación con la marca? Un buen brand content es una experiencia que trasciende los beneficios funcionales de la marca (que es el trabajo de la publicidad) y trasmite cosas igualmente importantes como la personalidad de la marca, relevancia e identidad. Una experiencia positiva e inolvidable de marca que será la antesala de la compra de un producto o servicio.

Por supuesto, al final, la marca tiene todo lo prometido, sin importar el  medio o dispositivo utilizado para conseguirlo.