Las historias de un lápiz que cobra vida

Cristina Sandín

 

Una vez más TrendWatching nos instruye con las tendencias previstas para el nuevo año.

Como siempre nos sorprenden y nos encanta ver con curiosidad y envidia sana las cosas que se van haciendo por el mundo.

Una preciosa tendencia de este año es la de “New life inside”

LLegó el momento de productos que devuelven parte de lo que reciben. Está en el ambiente que esta crisis que estamos viviendo va más allá de una crisis económica, es una crisis de valores, donde nos estamos replanteando el orden establecido … y en este sentido trae aportaciones muy interesantes y esta tendencia es una de ellas.

El fenómeno de los productos y servicios que contienen nueva vida en su interior de una forma bastante literal. En lugar de ser desechados o de hacer que otras personas los reciclen, estos productos pueden ser plantados y cultivados, con todo el eco-estatus y las eco-historias que esto implica. El hecho de crear una nueva vida, beneficiosa para el medioambiente, a partir de un producto de consumo tiene un gran valor simbólico.

Dentro de esta tendencia queremos destacar el proyecto Sprout: el lápiz que quiere ser una planta. Una vez que el lápiz es demasiado corto para ser utilizado, se puede plantar y en contacto con el agua, una cápsula situada en el extremo del lápiz se disolverá, permitiendo que la semilla de su interior germine y crezca.

Además, el proyecto se ha financiado mediante crowdfunding y ha recaudado más de 35.000 $ procedentes de más de 2.000 personas.

Una bonita historia interminable.