Bajando a tierra el concepto Transmedia

Elvio Sánchez

En una etapa de agitación y de cambios constantes como la que estamos viviendo, hay una palabra que ha reemplazado  totalmente a términos como multimedia e interactividad, términos que han quedado obsoletos ante todo lo “cool” que genera el concepto “Transmedia”.

¿Moda?…en nuestra opinión diríamos que se trata ya de una “Tendencia”.

Lo que quiero decir con esto es que si hablamos de Transmedia, no deberíamos quedarnos con un punto de vista genérico del término, sino más bien comenzar a darle sentido, teniendo en cuenta que la Audiencia comparte información de una manera también “transmedia”

Cuando en la edición del 2011 del Sundance Film Festival se presentó el proyecto Pandemic 1.0 (ahora está la versión 3.0), la historia partía de un corto de 10’…pero la idea iba mucho más allá. Con una premisa muy simple, el juego Pandemic es un juego sencillo, de instrucciones simples y fácil de aprender y enseñar. Ideal para jugadores principiantes, pero también para expertos.

El proyecto fue ideado por el artista norteamericano Lance Weiler  como una atrevida y ambiciosa experiencia de “Narrativa Transmedia”, donde la audiencia podía participar a través de distintas plataformas: internet, teléfonos móviles, juegos sociales, material impreso, y también interactuando en el mundo real.

Tal como hace Google cuando somete a distintas revisiones y recibe comentarios de sus usuarios, Lance propone un I+D narrativo, que permite rediseñar las historias, crear nuevas tramas a través de un mundo interconectado. Gracias a las nuevas tecnologías como la RFID (Identificación por Radio Frecuencia), la Realidad Aumentada y la Geolocalización, el mundo físico se convierte en una nueva zona de juegos en la que narrar nuevas historias, no quedándose en un película ó en una serie para TV.

Llegados hasta aquí nos encontramos con la pregunta de rigor… ¿Por qué estamos poniendo a Pandemic cómo ejemplo de una Comunicación Transmedia?

Porque lo es en toda regla. En ella no hay espectadores sino gente protagonista del relato, invitándonos a un verdadero universo transmedia que va más allá de las distintas plataformas.

La conclusión a la que llegamos es que para que una “Estrategia Transmedia” funcione, no basta con que la historia fluya de manera armónica entre todos los medios ON/OFF, sino que además tiene que tener en su ADN, la particularidad de que en cada medio la historia gane personalidad propia. Esto es la esencia de una “Estrategia Transmedia”, el hecho de que cada medio haga particular al relato.

Para nosotros esto ya no es una moda…sino que se ha convertido en una tendencia que se quedará con nosotros, simplemente porque toma en cuenta al Homo Sapiens como lo que verdaderamente es, un Homo Fabulators y porque principalmente se basa en como él (todos nosotros) busca, crea y comparte información en este mundo cada vez más ON, pero también cada vez más OFF.